Causas más frecuentes de fracaso en la planificación estratégica empresarial

     El proceso de planificación de la Estrategia Competitiva consiste, desde el lado de la demanda, en la constante diferenciación del producto o el servicio para optimizar el posicionamiento de la marca. Desde el lado de la oferta, es la continua optimización de la productividad.

     En el escenario global de negocios, caracterizado por su altísima rivalidad, el proceso de planificación de la estrategia competitiva es clave para posicionar la marca e impulsar la productividad de la organización. Estrategia Competitiva es, entonces, posicionamiento y productividad. El posicionamiento depende de las ventajas competitivas. La productividad, de las habilidades distintivas.

     El problema consiste en que, ante niveles de altísima rivalidad competitiva como la que caracteriza a casi todos los sectores de la economía mundial, la imitación hace que ni las ventajas competitivas ni las habilidades distintivas sean sostenibles. Cada vez son más copiables, más rápida y fácilmente.

     Por lo tanto, sólo un Sistema Integrado que permita controlar e innovar al mismo tiempo, puede asegurar el crecimiento y la competitividad orientada hacia la constante creación de valor económico. Este sistema es hoy el corazón de lo que conocíamos como “Planeamiento Estratégico” de un negocio. No es concebible  una estrategia sin innovación.

Hay ciertos errores en los que se pueden incurrir al ejecutar la planeación, cómo por ejemplo:

1)El proceso no ha sido bien comunicado

2)El proceso compite contra la rutina diaria.

3)No existe información estratégica contrastada, entre todos los departamentos.

4)Creer, equivocadamente, que la estrategia se puede implantar parcialmente(Una causa frecuente de fracaso radica en creer que se puede hacer más competitivo, de manera aislada, a un producto, una división, un área o una función).

5)Organizar un sistema rígido y no recurrir al análisis constante de resultados parciales (feed-back).

6)No contar con un sistema de planificación de producción eficiente, que sea capaz de integrar todos los elementos.

     En definitiva, para que el proceso de planeamiento de la innovación competitiva realmente sea útil, es imprescindible verlo como un sistema de pensamiento estratégico. Esto significa que sea vivido como una de las actividades de las que depende la supervivencia de la empresa.


Etiquetas: , , , , , , ,

Deja un comentario